Este insecto de delicado aspecto, es muy abundante en los agroecosistemas y fácilmente reconocible. Se alimenta de otros insectos causantes de plaga como pulgones, trips, araña roja, huevos de mariposa…

Los huevos son inconfundibles, pues están dispuestos al final de un filamento vertical, pareciendo pequeños alfileres clavados. El huevo es una pequeña bolita alargada que no mide más de 1mm pero que junto al filamento mide 5-10mm. Las hembras los pueden poner solos o agrupados.

La larva es alargada, con tres pares de patas y alcanzan unos 8mm. De largo. Son muy móviles y tienen dos grandes mandíbulas con las que se alimentan. Presentan una coloración gris o pardo oscuro.

Los adultos tienen el cuerpo delgado y alargado, de color verde claro, resaltando sus ojos rojos o dorados y largas antenas. Sus alas cubren todo el cuerpo, son largas, transparentes y con muchas celdillas.

Las hembras ponen cientos de huevos a lo largo de su vida, y lo hacen en las hojas, tallos, flores y frutos de las plantas en las que hay presas. Las larvas salen a los pocos días y comienzan a alimentarse de pequeños insectos y huevos.

Su presa principal es el pulgón, llegando a consumir más de 400, pero también se alimenta de araña roja, trips, mosca blanca, minadores, pequeños gusanos… Para alimentarse le clava las afiladas mandíbulas a la presa, succionando sus jugos a través de éstas. A veces la larva cubre su cuerpo con los restos de los insectos muertos, tomando aspecto de desechos, camuflándose así de los pájaros.

Cuando la larva crece y antes de hacerse adulto, teje un capullo sedoso de unos 3mm, forma redondeada y color blanco en el que realiza el cambio final.

Crisopa

Los adultos tienen costumbres nocturnas y vuelan por la noche. Se sienten atraídos por la luz, por lo que es frecuente verlos junto a focos luminosos y dentro de las casas. Cuando se camina de día por el cultivo, al mover las ramas o al pisar, se pueden observar como revolotean de un lugar a otro. Los adultos se alimentan generalmente de sustancias azucaradas como polen, néctar y la melaza segregada por los pulgones.

Pasan el invierno en forma de adulto.

En agricultura ecológica podemos tener fácilmente una alta población de crisopas pues son insectos muy prolíficos y este sistema productivo les favorece. En consecuencia, tenemos una gran ayuda frente a los pulgones y demás insectos dañinos. La vegetación rica en flores fomenta su presencia pues los adultos se alimentan de sustancias azucaradas. Hay que tenerlo en cuenta a la hora de instala setos o al eliminar flora arvense. Debido a esto se ha de prestar especial cuidado con el tamaño de los orificios hechos en las botellas utilizadas como trampas para moscas, con sustancias dulces y de fuerte aroma, pues suelen caer muchas. Han de ser de un diámetro inferior a 5mm.

Cuidado al identificar los huevos pues pueden ser confundidos con hongos y ser eliminados por error.

Crisopa

Llevaba años sin ver una, desde hace tres mi uso de tratamientos fitosanitarios se ha reducido en un porcentaje considerable, desde entonces no he parado de ver crisopas en mi jardín. Recomiendo un uso responsable y sólo cuando sea muy necesario de productos fitosanitarios.