Nombre común: Celinda, jeringuilla, falso jazmín

Nombre botánico: Philadelphus coronarius

Familia botánica: Hydrangeaceae

 

La celinda es un arbusto de hoja caduca que no suele sobrepasar los 2m de altura. Es originario del sur de Europa y sudoeste de Asia y posee un porte redondeado gracias a sus ramas largas y arqueadas. Sus hojas son ovadas o elípticas entre 3-8cm de largo, de color verde claro brillante.

Sin duda la floración, que sucede en mayo y junio, es el punto fuerte de este arbusto. Sus flores de color blanco o blanco crema son muy olorosas y su aroma recuerda al del azahar, una auténtica delicia olfativa.

La celinda soporta cualquier tipo de suelo y prefiere riegos moderados, resistiendo la sequía cuando está asentada. Por supuesto, no hay que dejar de regar durante la floración, pues sus necesidades son mayores. Asimismo, prefiere lugares sombreados o semisombra, ya que el calor excesivo puede quemar sus hojas.

Cuando se requiera poda, podar siempre después de la floración, pues florece en la madera del año anterior. Para su cultivo no presenta muchos problemas y la podemos reproducir por semillas en primavera y esquejes en verano.

Muy resistente al frío.

Podemos plantarla de forma aislada o formando masas arbustivas, ideal para situar en lugares de paso gracias a sus flores olorosas. También podemos cultivarla en maceta, pero cuidando que en verano no le falte agua. Sus ramas rectas y largas se han utilizado para fabricar flautas.